jueves, 7 de marzo de 2013

DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER


El próximo día 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer y yo quisiera, desde aquí, rendirle un homenaje a la figura de la mujer. La mujer en general: mujer rural, de ciudad, amas de casa, trabajadoras fuera de casa, casadas, solteras… 
Es en este día que se conmemora la lucha de la mujer por su participación en la sociedad, por la igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona.
La primera convocatoria tuvo lugar en 1911 en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza extendiéndose su conmemoración, desde entonces, a numerosos países. En 1977 la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) proclamó el 8 de marzo como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.
La historia de las mujeres en la antigüedad está en buena medida sesgada por quienes la contaban: hombres.
Durante la Revolución francesa la mujer tomará por primera vez, de manera colectiva, conciencia de su situación social. Marchando hacia Versalles, las mujeres parisinas reclamaron, junto a los hombres, y bajo el lema libertad, igualdad y fraternidad, la igualdad social.
Será a mediados del siglo XIX cuando los movimientos reivindicativos de la mujer tomen fuerza: lucha por el sufragio femenino, la reivindicación de la igualdad, la denuncia de la opresión social, familiar y laboral.
Si hacemos un poco de cronología, es en el año 1911 cuando se celebra por primera vez el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, fue un 19 de marzo en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, con mítines a los que asistieron más de un millón de personas, que exigieron para las mujeres el derecho de voto y el de ocupar cargos públicos, el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral. En menos de una semana después se produjo en Nueva York un incendio en la fábrica de camisas Triangle Shirt en el que murieron 140 mujeres, fue un incidente muy trágico.
Este suceso tuvo grandes repercusiones en la legislación laboral de los Estados Unidos, y en las celebraciones posteriores del Día Internacional de la Mujer se hizo referencia a las condiciones laborales que condujeron a tal desastre. 
Fue en 1914 en Alemania, Suecia y Rusia cuando se conmemora por primera vez y de manera oficial, el Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo. Y desde entonces se celebra este día para luchar por la igualdad de acceso a la educación, ampliación del camino que nos lleve a poder encontrar trabajos para la mujer, habilitar a la mujer del ámbito rural, luchar contra el hambre y la pobreza.
Es un día para reflexionar sobre el papel de la mujer en los distintos ámbitos de la vida, variando mucho de un país a otro. Actualmente, en España parece ser que son las mujeres las que en la universidad obtienen mejores calificaciones que los hombres pero no por eso ocupan los puestos más relevantes en empresas y en otros ámbitos de decisión. Muchas desarrollan los mismos trabajos que los hombres y sus salarios son más bajos, ¿por qué? Con esto podemos afirmar que la igualdad que se pretende conseguir desde hace muchos años se ha conseguido sólo parcialmente. Y, en los tiempos que corren, creo que es el género femenino el más desfavorecido frente a la crisis. 
Además, quiero destacar aquí, el papel callado que la mujer juega en el ámbito familiar, sin menospreciar para nada la labor que desarrolla el hombre como padre que trabaja fuera de casa y que consigue dinero para poder vivir dignamente. La mujer, como madre que es, realiza un trabajo complicado y arduo e intenta por todos los medios ofrecer a su familia un ambiente limpio y agradable donde poder convivir en un contexto feliz. Cuida de su esposo y de sus hijos con un celo infinito. Se preocupa cuando algo malo les ocurre, duerme con un solo ojo cuando alguno de ellos está enfermo, hace lo imposible por alegrarles el día, cocina con cariño, llora con ellos y ríe con ellos. En definitiva la mujer es feliz cuando su familia lo es.
Sigamos pues en este camino que se inició hace tanto tiempo y, aunque poco a poco, vamos consiguiendo unos objetivos necesarios para que la vida de la mujer sea plena en derechos y libertades.


Juana villa-Real Cruz.

TEATRO


En el curso pasado intentamos desarrollar una nueva actividad en la Sección de Educación Permanente Virgen de la Cabeza, esta actividad consistió en un taller de teatro. La idea surgió de las mismas alumnas, ellas fueron las que, prácticamente, llevaron a cabo este taller. Yo, como maestra del centro, supervisé y las orienté lo que pude, pero fueron ellas las encargadas de ensayos, de vestuario, de decorados, de hacer los arreglos a los textos… Representamos dos obras cortas: una fábula medieval francesa, llamada La media manta y otra que escribimos entre todas, llamada La lotería
Estoy muy orgullosa de la labor que realizaron y les doy las gracias por la gran implicación que pusieron en esta actividad. A pesar de que era la primera vez que representaban en un escenario, puedo decir que lo hicieron francamente bien, nervios inevitables el día del estreno pero todo valió la pena viendo el resultado que tuvieron. 
Esta actividad ha alcanzado unos objetivos, como: afianzar la relación entre las participantes, superación personal de cada una, vencer el miedo a lo desconocido, practicar ejercicios de memoria, respetar el trabajo de las demás; en definitiva, desarrollo de un buen trabajo en equipo. 
Espero que ahora podamos comenzar a preparar otras obras y que su resultado sea el mismo del año anterior. 
No quiero finalizar este artículo sin dedicar unas merecidas palabras de agradecimiento a Pedro Juan y José del Jesús que nos echaron una buena mano a la hora de preparar los decorados y la iluminación. 
Contando con gente así se puede hacer cualquier cosa. ¡Gracias por vuestro trabajo!


Juana Villa-Real Cruz.

VISITA A PEDRO RASCÓN MARÍN


Hemos visitado a Pedro Rascón Marín. Cien años cumplidos y nos ha dejado perplejos la capacidad de sensatez que tiene este señor. Lo hemos encontrado escuchando las noticias que daba un programa de televisión, las cuales ha comentado con gran prudencia y cordura, ha opinado sobre la mala situación económica que está viviendo España y Europa, nos ha razonado el porqué, según él, nos encontramos así. Le gusta estar al día de lo que sucede en España y en el mundo. Y con rostro preocupado y contrariado nos dice que no siente esta situación por él que vive holgadamente sino, por sus nietos y jóvenes en general que están parados y emigrando a otros países, buscando lo que aquí no encuentran. Pedro nació a principios del siglo XX, el 19 de junio de 1912. Su vida ha sido una vida anónima, una vida dedicada principalmente al trabajo y a su familia.
Cuando apenase contaba tres años se quedó huérfano de padre y esto marcó mucho la evolución de su vida pues su madre se tuvo que hacer cargo de sacar adelante a él y a sus hermanos. Todos eran una piña y ayudaban cada uno en lo que podía. Su madre montó una panadería en Begíjar y ellos iban a por harina a los distintos molinos que había a lo largo del río Guadalquivir. Con solo 7 años se montaba en un burro y salía a comprar harina o a cambiar trigo por harina para hacer el pan. Siempre iba acompañado con otras personas que iban al mismo lugar. Nos dice que los molineros se portaban muy bien con él y le ponían la carga en las alforjas del animal e incluso le ayudaban a acomodarse bien en el burro o el mulo. Por entonces no había peligro ninguno pues en Begíjar solo había tres coches y un autobús que iba a Jaén. En los caminos casi nunca encontrabas a nadie, pues el poseer un vehículo era algo asombroso y sorprendente. 
Recuerda cuando sólo había una bombilla en su casa y algunos candiles repartidos por lugares estratégicos de la casa. ¡Cómo ha cambiado todo! Ha conocido una vida de carestía y penuria y una vida de abundancia y derroches.
Como desde muy pequeño trabajó ayudando a su madre no tuvo tiempo de ir a la escuela, sólo lo hizo para poder hacer la primera comunión. Todo lo que sabe se lo enseñó un maestro amigo de la familia que le daba clases en su casa. Éste le enseñó a leer, escribir y a hacer cuentas. Con esto ya era suficiente para poder defenderse en aquellos tiempos que le tocó vivir y en los que era más urgente trabajar para obtener el sustento propio y familiar.
Es una persona agradable y muy sensata, nos dice que ha vivido en varias calles de Begíjar y siempre se ha llevado muy bien con todos los vecinos, cada uno ayudaba al otro cuando lo necesitaba y así podían salir de más de un apuro. De todos ellos guarda un buen recuerdo.
Se casó con 31 años con María Marín Prados con la que ha tenido cuatro hijos por los que se han desvivido siempre, procurando que nunca les faltara de nada. Para lograrlo, ha trabajado en todo lo que ha podido: en la panadería de su madre, en un horno que tuvo arrendado en la vega de Santa María, en la recolección de la aceituna en el cortijo de La Laguna, sembrando algodón en la vega, acarreaba el trigo a Sevilla cuando había que entregarlo al gobierno… Sus hijos le han dado trece nietos y éstos 8 bisnietos.
Nos dice con quebranto en su mirada que lo peor de vivir tantos años es que ha tenido que sufrir la muerte de personas muy queridas por él: su mujer, un hijo y un yerno. A todos los quiere mucho y no los olvida nunca por mucho tiempo que pueda pasar. ¡La pérdida de seres tan queridos es algo muy duro de superar!
Celebró su cien cumpleaños rodeado de toda su familia que le transmitió el amor que sienten por él al igual que el que él siente por todos ellos. También el ayuntamiento de Begíjar le organizó un homenaje que le hizo mucha ilusión y por el que les está muy agradecido.
Ahora, vive solo. Le gusta ver la televisión, echarse un solitario con las cartas de vez en cuando, pasearse por el barrio los días de sol y cuando el tiempo no se lo permite se pasea en el pasillo de su casa pues no quiere que sus piernas dejen de moverse.
Nosotros no podemos más que desearle que los años de vida que le queden siga así de bien tanto física como mentalmente pues no son muchos los que llegan a cumplir cien años y, sobre todo, en las condiciones que él se encuentra.
Felicitamos a Pedro y a su familia que pueden gozar de él durante tanto tiempo.



Juana Villa-Real Cruz.








Y SI NO, PARTIMOS RAMALES


Como todo en este mundo es pasajero, no me extrañaría demasiado que algunas expresiones populares, usuales hasta hace unos años en Begíjar, desaparezcan dentro de muy poco, si es que no lo han hecho ya. Así ocurre con la locución partir ramales, cuyo origen supe no hace mucho. Todo ocurrió del modo que a continuación diré.
Bueno, aquí nos vemos el próximo lunes, a las siete, para dar nuestro paseo matutino –le dije un día del pasado agosto a Juan Rascón, hombre formal y serio, a modo de despedida, después de un encuentro fortuito y posterior conversación.
  • Muy bien, Francisco -me respondió cortés, para luego continuar-: si te va bien, estupendo; y si no, partimos ramales y tan amigos.
  • ¿Partir ramales, Juan? –le pregunté, interesado, por parecerme una expresión con intenso sabor a campo, a pueblo, a Begíjar.
  • Hombre –me aclaró, enseguida-, yo creo que esa expresión viene de hace mucho tiempo, cuando se segaba a mano. Si varios hombres hacían esa faena en el mismo tajo, compartían la madeja de ramales con los que ataban las gavillas de mies. Pero si, por cualquier circunstancia, se separaban (no eran infrecuentes las desavenencias por diferentes motivos), entonces tenían que partir los ramales, en el sentido de repartir, y seguir cada uno su propio camino.
  • Me resultó tan clara y convincente la explicación de Juan, que juzgué innecesario añadir nada a lo ya dicho.
  • De acuerdo: el lunes, a las siete, aquí –asentí, a modo de despedida.
Es verdad, pensé después, que hay actualmente otros modos de decir lo mismo que cuando utilizamos partir ramales (separarse, elegir caminos diferentes, ir cada uno por su sitio, tomar caminos separados…), pero, para mi gusto, ninguno tiene esa impronta tan característica del lenguaje popular de Begíjar.
En cualquier caso, está: compartimos lo que sea del agrado de todos; pero, en caso contrario, partimos ramales, como hacían antaño los segadores cuando, por cualquier razón, les era imposible usar la misma madeja.


Francisco Martínez Calle.
Begíjar, agosto de 2012.